INTERVENCIONES ANTE LESIONES DE DESPRENDIMIENTOS, GRIETAS Y FISURAS

Sustitución de piezas

Cuando las piezas están tan deterioradas que afectan a la estética del conjunto y su reparación no es viable, se procede a la sustitución. Esta operación tiene dos variantes, dependiendo de la tipologia de las piezas, así distinguimos entre sustitución de piezas amorteradas y piezas colgadas a subestructuras metálicas o directamente a la estructura.

En el primer grupo hablamos de fachadas de obra vista y el segundo se trata de fachadas de placas o paneles. En estas últimas, el procedimiento será totalmente distinto, tal y como lo es su sistema constructivo. Es un sistema de desmontaje y montaje, que dependerá de los anclajes específicos utilizados, tanto bloques cerámicos como de hormigón. Se debe considerar el tamaño y peso de las placas, de ello dependerá que se puedan utilizar métodos manuales o mecánicos para su elevación y colocación.

Complementación de piezas:

Este proceso de reparación se puede realizar de dos formas distintas, con porciones de ladrillo o mediante reposición con morteros y pinturas. En el caso de fábricas de obra vista se suelen utilizar morteros de restauración a base de cemento, arena y/o polvo de ladrillo, a los que en ocasiones se añaden aditivos, también se pueden utilizar morteros modificados con polimeros.

Reparación de juntas de mortero:

Cuando las juntas esta fisuradas o cuando existe pérdida de mortero, es necesario realizar su reposición. El nuevo mortero debe tener el mismo color, textura y disposición que el antiguo, además de tener menor o igual resistencia a compresión y composición química similar para evitar la aparición de sales solubles.

Tratamiento de fisuras:

Ante fisuras no estructurales de poco grosor se abre una zanja en forma de “V” por todo el recorrido de la fisura para eliminar todo el material dañado y se rellena con mortero especial o resina para conseguir una nueva unión.

rehabilitacion fachadas grietas enhebra rehabilitaTratamiento de grietas:

Ante grietas que afectan al paramento es preciso reforzarlo. Habitualmente se realiza esta operación mediante “cosido” o “grapado” de las grietas. Para ello primero se abre la grieta en “V” y se realizan unas rasas perpendiculares a la grieta para la colocación de las grapas, armaduras o alambre, se sellan con resinas epoxi y con mortero especial de relleno. Una vez reparada la zona, se puede colocar una malla en la superficie reparada para conseguir una superficie homogénea y para finalizar, se aplica un revestimiento continuo para devolver a su aspecto original.

Reposición y/o restitución del revestimiento continuo:

En fachadas con revestimiento continuo, cuando éste se encuentra muy deteriorado, se elimina parte del mismo o en su totalidad.

Una vez limpio el soporte se procede a la reposición del revestimiento, enfoscado, enlucido o monocapa. Los morteros y aditivos utilizados dependerán en cada caso, y se suelen suministrar en polvo para mezaclar con agua buscando la plasticidad deseada. Por último se realiza la aplicación del nuevo revestimiento al paramento con herramientas manuales. Ciertas aplicaciones de enlucidos y morteros monocapa, se pueden proyectar con máquinas neumáticas.

Demolición del alicatado y nueva ejecución con junta abierta:

Cuando aparecen abombamientos, grietas, fisuras o desprendimientos de un alicatado, se procederá a su sustitución y colocación con junta abierta para absorver los cambios dimensionales. Para ello se elimina el alicatado afectado, se prepara el soporte como si se tratara de acabado continuo y se coloca de nuevo las plaquetas con junta abierta. El mortero se colocará sobre el soporte en lugar de en el dorso de la plaqueta.

Consolidación del aplacado adherido:

Reforzar la posición de las placas en el paramento consiste en la introducción de tacos químicos. Para ello se deben perforar las placas por cuatro puntos, colocar el elemento de sujección, tapar la cabeza de la fijación con mortero y por último unificar el color de la fachada.

Introducción de juntas de retracción:

Este proceso se realiza en fachadas alicatadas y aplacadas donde las juntas de retracción han sido mal proyectadas o mal ejecutadas. Se procederá según las necesidades funcionales y composición formal del cerramiento, por lo que pueden haber muchas variantes. Habitualmente se suele demoler parcialmente líneas de plaquetas y se sustituyen por otras de menor tamaño o se abre la junta de forma mecánica mediante radial o similar. Para su sellado se coloca un perfil metálico en U anclado al soporte o se rellena la junta con material elastómero.

Refuerzo y sustitución de anclajes:

El refuerzo de aplacados se puede realizar mediante anclajes puntuales o lineales. En los puntuales se utilizan pernos metálicos (dos por pieza) con sistema de anclaje mecánico o químico, asegurando su agarre a la parte sólida del soporte. Dichos anclajes se suelen profundizar en la propia pieza y taparlos exteriormente con masilla de marmolista. Para los anclajes lineales se utilizan perfiles metálicos colocados por el exterior y anclados por puntos, distribuidos de tal modo que todas las piezas resulten sujetas por dos laterales opuestos.

Reparación de piezas de hormigón armado:

El desprendimientos superficial producido en las placas es debido a la corrosión de la armadura interior, por lo que se deberá repicar y sanear todo el hormigón de recubrimiento de la armadura afectada hasta dejarla vista, limpieza y saneado del óxido, protección de la armadura a base de una imprimación (debe ser compatible con el mortero reparador posterior) y por último, restituir la sección original con mortero reparador.